Registros morosidad (Rai, Asnef...)

Defendemos sus derechos para evitar abusos.


Muchos acreedores utilizan la inscripción en dichos registros de sus deudores, para prevenirse mútuamente del riesgo de conceder crédito a quienes están inscritos en los mismos, forzando así al deudor a abonar la deuda para poder solicitar nuevos créditos.

Sin embargo, estas inscripciones están reguladas por la Ley Orgánica de Protección de Datos, existiendo derechos como los de rectificación o exclusión a favor de las personas inscritas para evitar abusos que conduzcan a una situación injusta.

La posición deudora en ocasiones se convierte en víctima de numerosos abusos que van desde la aplicación de intereses moratorios, costas y gastos totalmente leoninos a la imposición de condiciones unilaterales de refinanciación absolutamente onerosas.

Una adecuada supervisión y defensa de los derechos del deudor y sus avalistas, no solamente rebaja la deuda sino que en ocasiones hasta posibilita una solución definitiva de la misma.